La vida sigue


Vivimos demasiado atareados, demasiado preocupados por el qué será y nos olvidamos del ahora. Somos máquina guiadas por una mente inteligente que nos maneja a su merced ¿o sigues creyendo que somos libres?

No somos nadie, solo personas. Esquivamos sentimientos por miedo, por miedo al qué pasará. El amor no existe, solo es una palabra. El amor es acostumbrarse a estar con una persona, luego pasan los días y nos damos cuenta de que no era para tanto. No quiero infravalorar los buenos momentos vividos, pero estábamos cegado. La vida sigue. No pensemos que todo acaba, pensemos que es el comienzo de una nueva etapa. No nos encerremos y salgamos a comernos el mundo.

El mayor enemigo del ser humano es el recuerdo, ¿acaso sirve para algo? No quiero seguir en el mismo rebaño de conformistas y pasivos. Hoy es uno de esos días en los que pienso tomar el control de mi vida, alejarme de los recuerdos y ser quien soy. Porque nadie merece tus lágrimas, y quien las merece nunca te hará llorar.

Los mejores placeres de la vida son los más perecederos, y soñamos con llegar a un cielo donde todo será eterno. Tenemos miedo de ir al infierno y convertirnos en un alma inerte, pero ¿y si ya vivimos en el infierno? ¿nadie lo ha pensado? Vivimos rodeados de corruptos, infieles, drogadictos, violadores y un sinfín de tipos en este infinito catálogo. ¿Quién dijo que esto era la vida? Habrá paisajes preciosos pero siempre existe el energúmeno que los ensucia, habrá mujeres preciosas pero siempre existe el mal nacido que las maltrata…

Y, para rematar, siempre que nos acostumbramos a estar con alguien desaparece. Así por las buenas, sin avisar. No quiero ponerme filosófico y tampoco joder su día, lo único que quiero es invitarles a disfrutar lo que nos queda aquí porque, al fin y al cabo, solo somos personas.

 

Anuncios

Dar las gracias no sirve de nada


Estamos acostumbrados a vivir en un mundo en el que las acciones se agradecen, pero con simples palabras. Decir ‘gracias’ cuando alguien hace algo por ti creo que no es suficiente. Las palabras se quedan en la sombra del tiempo, las acciones permanecen en la eternidad. No es racional prometer para luego no cumplir, hablar para luego callar…

Agraciado aquel que posea el arte de expresarse, pero eso no es todo. No es suficiente demostrar hablando si lo que quieren de nosotros es que actuemos por nuestro propio pie. No es cuestión de personalidad, es cuestión de educación. No escribo para agradecer, actúo por este medio de comunicación para que sepan lo agradecido que estoy por la educación que he recibido. Mis padres.

No sirve de nada estar eternamente agradecido por todo lo que me habéis dado si luego no consigo cumplir mis promesas, si hablo para callar a la larga. Educación, valores, llamadlo cómo queráis pero me siento afortunado de tener estos pilares de los cuales yo nací. En el seno de una humilde familia, que a base de sacrificio y trabajo ha conseguido vivir más que dignamente. No hay adjetivos para calificar lo orgulloso que me siento cuando me dicen que me parezco a mis padres, en lo bueno y en lo malo… Lo digo totalmente en serio, ojalá fuera una pizca de lo que sois para mí.

Me he creído el rey del mundo, incluso llegué a contestar de malas maneras a las personas que más quiero, pero no sabéis lo que me alegro de que nunca me disteis la razón. La clave de ser una buena persona es valorar lo que hacen por nosotros, no es que me considere una de ellas pero no puedo expresar con palabras lo que siento por todo lo que hacéis a diario por mí. Dar las gracias no sirve de nada, por eso intento actuar día a día para que os sintáis orgullosos de mí, esa es mi verdadera meta.

Vendrán lágrimas, llantos, sueños rotos, malos momentos pero no desfallezcan. El mejor consejo que tú, papá, me has dado es que hay que seguir luchando por lo que queremos, mantenerse firme ante las abstinencias, esquivar los obstáculos y seguir adelante, remando a contracorriente, nadie dijo que la vida era fácil por eso os aprecio tanto. Porque sois luchadores natos, porque lleváis la rutina y el día a día con firmeza, porque esquiváis los problemas, porque vosotros no habláis, actuáis.

Es un tópico decir que se tiene a los mejores padres del mundo, pero juro que no os cambiaría por nadie, ni pensarlo. No tengo ni idea de lo que es ser padre de un hijo, pero estoy seguro que seré como vosotros, porque sois mis padres pero también mis mejores amigos. Sois grandes.