Hacemos lo mismo


Fin de exámenes, el silencio del estudio se disfraza de prostituta y nos incita a salir. Las mismas caras, la misma gente, la misma marca de alcohol en tu botella, el mismo amigo que mete la pata… El deseo de que llegue el verano nos inunda la mente y cuando llegamos seguimos teniendo quejas.

Último examen con cara de voy a comerme el mundo, escribes la primera frase mientras piensas en la borrachera que vas a pillar con los tuyos. Sales del aula y el aire que respiras es más puro que el de hace 2 horas, el día está nublado pero siempre hace un día perfecto para ser libre, incluso las mujeres te parecen más guapas.

Suena divertido y es la mejor sensación en este momento del año, pero si lo piensas llevas haciéndolo toda tu vida, una puta espiral que nos va encerrando poco a poco en forma de noches y vasos por beber. ‘Este verano será inolvidable’ es la frase más usada por todos los estudiantes aunque al fin y al cabo todos hagamos lo mismo de siempre.

Estudiamos para aprender y a la primera de cambio pillamos una botella y olvidamos un curso completo en una noche… bendito aprendizaje.

Hemos cambiado todos, las personas maduran y algunos creen ser más de lo que son. El típico gafas con el que solías divertirte a base de todo tipo de aberraciones y mofas despojando su dignidad se ha convertido en un maromo de MHYV, la típica gorda que todos odiaban se ha convertido en una belleza capaz de ponerte palote con un solo gesto, el típico chulito de clase al que todos respetaban se ha convertido en un calzonazos arrastrándose por una chica que no vale ni un paquete de patatas…

Hacemos lo mismo, pero lo mismo sigue cambiando sin darte cuenta.